miércoles, 13 de febrero de 2008

Inauguramos nueva sección...

Dadas las figuras que nos ocupan en estas dos últimas entradas, nos vemos en la obligación de inaugurar la sección "Peinate que viene gente", dedicada íntegramente al retrato de visitas periódicas.
En este caso, una pareja de juveniles.

Pingüino magallánico

4 comentarios:

Steki dijo...

Priiiiiiiiiiiii!
Inmensa María: qué buen encuentro cercano del tipo pingüinístico!
Un lujito nocturno, eh?
Tal vez, algún día, conozca el Sur.
Sólo estuve en Bariloche y en Esquel cuando era girl scout.
Creo que hace como 40 años o más.
Uffffffffffffff!
BACI, STEKI.

Claudia Sánchez dijo...

No es fantástico como parece que están posando para la foto?
Están preciosos!
Besos,

María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María dijo...

Ojo, tampoco es que nos andemos tropezando con estos bichos en cada esquina.
Digamos que tres horas de caminata al tun tun y un buen par de binoculares, ayuda.
Si hay suerte de encontrar un buen objetivo, conviene ponerlo al tanto de la posibilidad de publicarle la foto en un blog.

Ya se sabe lo cholulo que puede ser un pingüino...

Bromas aparte, me parece oportuno destacar (teniendo en cuenta el caracter público del presente) que, en cualquier lugar donde se entre en contacto con este tipo de animales (sobre todo los que están migrando) es sumamente importante dejarlos descansar -ya que para eso suben a la costa en los puntos de tránsito entre la Antártida y las pingüineras de Punta Tombo y más al Norte- evitar todo lo posible el contacto con ellos y recordar que el mejor recuerdo es una fotografía.